Ser feliz a cualquier edad

Ser feliz a cualquier edad

¿Sabéis cuál es uno de los primeros recuerdos que tengo de mi infancia? debía de tener cinco o seis años y empecé a llorar. Mi madre se acercó asustada pensando que me pasaba algo, y al ver que no tenia ningún golpe, me preguntó: ¿qué te pasa? ¿por qué lloras? y la dije: «porque algún día te vas a morir y no quiero que te mueras». Ella, sorprendida por mi respuesta, forzó una sonrisa y me dijo: «no llores que no me voy a morir ahora, y además me queda mucho para eso» pero claro, yo la veía como una persona mayor, que iba a desaparecer algún día.

Da igual la edad que tengamos, siempre echamos la vista atrás. Cuando tenemos unos veinticinco años nos acordamos de cuando éramos adolescentes en el colegio. Cuando tenemos cincuenta nos acordamos de cuando teníamos más energía y éramos más jóvenes, pero siempre parece que tenemos mucho tiempo por delante. Pero cuando se supera los setenta ya la cosa va cambiando, el tiempo pasado es largo y el futuro se va acortando.

A partir de los setenta se empieza a ver como algún amigo se va, los familiares de más edad van desapareciendo. Ves como los hijos están centrados en su vida y tú ya pareces más una obligación que un familiar. Ves como la condición física ya no es la misma. No te reconoces en el espejo. Y algunas personas se van apagando, según van pasando los años, porque es duro aceptar la nueva realidad. La soledad acecha. Y las ilusiones desaparecen.

 

Hay que ser feliz a cualquier edad

Pero esto se tiene que cambiar, hay que ser feliz a cualquier edad.  Tengamos la edad que tengamos, hay que dejar de echar la vista atrás (no todo el tiempo pasado fue mejor), y ver lo que tenemos por delante, y sobre todo lo que tenemos en el ahora, en el presente, y disfrutarlo al máximo. Todavía podemos tener cosas que realizar, todavía tenemos mucho que enseñar y aprender. En lugar de preocuparte tanto por mantenerte joven físicamente, lo cual es  imposible, preocúpate por mantener joven tu espíritu.

«Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido» 

George Eliot (Seudónimo de la escritora Mary Ann Evans)

Sé que uno no puede vivir a los 70 años con el mismo estilo de vida que se tiene a los 20, ¿Y qué? ¿Cuál es el problema? Creo que es bueno atreverse e intentar cualquier cosa o actividad que provoque que la ilusión por el futuro sea mucho más poderosa que el recuerdo del pasado. Aunque no se puedan hacer las mismas cosas que antes, porque el cuerpo no responde igual, se pueden hacer otras actividades nuevas e igualmente enriquecedoras.

Todos nos haremos mayores. Todos queremos vivir más y mejor. Pero para envejecer correctamente, y para aceptar nuestra condición lo primero es necesario tener agallas. Envejecer no es para cobardes.

Vivimos una sociedad en la que la juventud está sobrevalorada. Nos hacen creer que la juventud es el estado ideal y las demás etapas del desarrollo quedan relegadas a un segundo plano. Nos cuesta envejecer porque nuestra sociedad nos transmite una visión negativa de la vejez. Pero es importante ser conscientes de que la vida tiene diferentes etapas y que cada una es especial, y supone una fuente de desarrollo y aprendizaje. Cada etapa nos dará unas experiencias y unos momentos únicos, así que es importante no perdérselos añorando lo que no tenemos.

Los jóvenes y los de mediana edad necesitamos aprender de la experiencia de los más mayores, creo que es fundamental escuchar las vivencias, reflexiones, y consejos de los mayores. La sabiduría de la edad es imprescindible en nuestra sociedad. Es por ello que quiero compartir un escrito de una alumna de Chi Kung a la que estimo mucho: Ángela R., y sobre todo de la que estoy aprendiendo mucho. Creo que es importante que leas su escrito hasta el final, ya que la fuerza de sus palabras es más poderosa que lo que yo intento transmitir.

Escrito para todos vosotros de Ángela R. alumna de Chi Kung Shibashi de 85 años:

 

SEAMOS FELICES A CUALQUIER EDAD

 

Hola a todas mis contemporáneas, me llamo Ángela, tengo 85 años y pienso que estoy viviendo una parte importante de mi vida, la pienso disfrutar al máximo. Tengo 2 hijos y siete nietos, he enviudado hace 8 meses, vivo sola, tengo una vida muy familiar, aunque a mis nietos no los veo tanto como quisiera, ya que están entre los 10 y 21 años, y aparte de las clases, todos tienen actividades extras.

A los hijos, si no están de viaje (por trabajo) les suelo ver una vez a la semana. Trato de no darles ningún tipo de preocupación y me resuelvo sola, todas mis cosas. Pienso que ellos con su trabajo y familia ya tienen bastante.

Tengo dos nueras estupendas, que también trabajan, aparte de sus labores de hogar. Cada dos domingos comemos todos juntos, así tenemos la oportunidad de charlas y comentar los nuevos eventos familiares. Aparte de “Don WhatsApp” que nos permite enviarnos mensajitos.

Soy una persona feliz, porque he decidido serlo, ya que la felicidad está dentro de cada uno, sin importar el entorno, ni las posesiones que nos dan una felicidad superflua.

Cada día al levantarme doy las gracias por todo lo que tengo, empezando por la familia, la salud, y todas las cosas que nos facilitan la vida, que no existían cuando era pequeña.

Nuestra generación tiene la suerte de tener una buena asistencia médica. Tenemos unos centros para la tercera edad, que nos enseñan todo lo que queramos aprender, aparte de actividades físicas y distracciones, o viajes económicos. Pensemos en nuestras madres y abuelas, que no tenían estas oportunidades.

No tengo tiempo de aburrirme, ya que aparte de las labores del hogar, trato de aprender cosas nuevas, hago yoga y Chi-kung que van muy bien para conservar la salud, ando alrededor de una hora al día.

Trabajo mi mente en casa, durante una hora o más, con pasatiempos y ejercicios para la mente que me bajo de Internet, etc.

Tratemos de ver siempre la parte buena de todo (que la tiene), y sobre todo respiremos profundo para oxigenar nuestro maravilloso cuerpo.

Os voy a dar un consejito que a mi me ha ido de maravilla, tratar de no ver ni oír las noticias, yo dejé de hacerlo hace más de un año, así dejé de afectarme con las malas noticias (que son la mayoría). Llegué a la conclusión de que, dada mi edad, no tenía en mi mano la posibilidad de cambiar nada de lo que sucedía.

Ahora, no me entero de nada, pero estoy muy tranquila. Solo veo la TV2 al medio día, que tiene unos reportajes muy interesantes, y cuando estoy en casa durante el día tengo puesta la radio clásica, que no dan noticias.

Un fuerte abrazo, para todas mis contemporáneas, que seáis felices!!!!!

Os envío un poema que hice sobre mi imagen:

“Cada vez que me miro en el espejo,

Veo una abuela plena de energía,

Con gran amor por todo el universo,

Cree en la humanidad buena y sencilla,

Y a veces escribe algunos versos.”

ÁNGELA R.

Como ves es un mensaje poderoso y sus palabras son válidas para cualquier edad. Aprendamos de gente como ella, que tienen mucho que decir y enseñar.

Mi familia cada vez se hace más pequeña, es lógico, los mayores van desapareciendo, y las familias ya no aumentan sus miembros nuevos como antes. Pero tengo la suerte de tener  una tía abuela Pilar de 96 años y está radiante y fuerte de mente, y su humor es contagioso. Vivió momentos muy duros en la guerra, pero eso la hizo fuerte y luchadora, es todo un orgullo y ejemplo para la familia.

Una tía Pili de 70 años, que tiene artritis y está muy fastidiada, pero que aunque siente dolor y su salud está mermada, jamás te recibe con una mala cara, siempre tiene una sonrisa para los demás. Y se desvive para que pases un rato agradable.

Y una madre Rosario de 69 años que ya empieza a tener algunas «cosillas» que la van saliendo, pero que sigue con su Yoga (de hecho hace un año hizo una exhibición de yoga con sus compañeras en un teatro). No perdona sus paseos al sol, y realiza un esfuerzo para mantener una actitud positiva. Y ahora que tiene tiempo está devorando libros porque la encanta aprender, cosa que no pudo hacer cuando era joven.

¿Son heroínas, Supermujeres? No, son personas normales que viven y aprenden a vivir cada día. Para mí pasar un rato con ellas es lo más enriquecedor que puedo hacer, sólo sentarme y escucharlas me da vida.

Mis 47 años han pasado volando, he vivido las etapas que me tocaban vivir, he cometido errores y aciertos (y los que me quedan), pero realmente echando la vista atrás ahora soy mucho más feliz que cuando era joven. Me siento más madura como ser humano para saber quién soy y qué quiero en la vida. No cambiaría nada de mi estado actual mental y físico.

Aunque ya no pueda salir a correr como antes porque la salud de mis rodillas no me deja, puedo andar y dar grandes paseos y lo disfruto mucho. Y cuando me asusta mi vejez, mi deterioro físico y mental, y por supuesto la muerte, sólo tengo que mirar a mi alrededor, y cuando veo a mis alumn@s de cierta edad, a mi familia, a mis conocidos mayores, el miedo se me pasa. Porque ellos son un ejemplo para mí, tan sólo por vivir un día más con alegría y optimismo, sea cual sea su situación, sea cual sea el futuro que les depare.

No dejes de observar nunca a tus mayores, y de admirarlos.

Déjame que en el siguiente vídeo te dé algunos consejos para que aprendamos a realizar mejor este camino que todos tenemos que hacer. Y os pido que me dejéis comentarios con vuestra experiencia,  o  con vuestros consejos. Ayudarme a crecer, y a todos los que quieran leer este blog.

Muchas gracias.

 

14 Comentarios

  1. aitor

    La verdad es que me ha gustado mucho el post y el vídeo. Todos envejecemos pero no todos tenemos el valor de aceptarlo

    Responder
    • kanimoo

      A todos nos cuesta, sobre todo a partir de ciertas edades. Pero no hay que tirar la toalla por cumplir años, al contrario, vamos a realizar las cosas que podamos y nos hagan felices. Gracias por leer el post.

      Responder
  2. María

    Hola me ha gustado mucho tu Post. Tengo 72 años y tengo mucha ilusión por seguir aprendiendo y viendo cosas. Considero que estoy en una época fantástica.

    Responder
    • kanimoo

      Muchas gracias María por tu comentario y por compartir tu experiencia. La ilusión es la clave de una vida feliz.

      Responder
    • Mary Carmen Rodriguez

      Me ha parecido un post muy interesante me ha gustado mucho.
      Se lo he pasado a unas cuantas amigas.

      Responder
      • kanimoo

        Muchísimas gracias Mary Carmen. A ver si entre todos valoramos a nuestros mayores como se merecen.

        Responder
  3. Chloe

    Super interesante el articulo!!!

    Responder
    • kanimoo

      Muchas gracias. Un saludo.

      Responder
  4. Sonia

    Hola!! El no ver las noticias ni mucha tv es un consejo muy sabio
    Yo desde q lo hago soy más feliz

    Responder
    • kanimoo

      Hola Sonia, gracias por leer este post. La verdad es que hay muchas buenas noticias que ocurren cada día, pero de esas no sabemos nada, así que yo prefiero no ver la Tele. Un saludo.

      Responder
  5. Adara

    Un articulo muy interesante. Muchas gracias por la ilustración. Un cordial saludo.

    Responder
    • kanimoo

      Muchas gracias, me alegro de que te guste. Este post está hecho con mucho cariño y me alegra que sea útil. Un saludo.

      Responder
  6. Milagros González

    Enhorabuena por tu premio , te lo mereces . Me hizo mucha ilusión reconocerte en YouTube

    Y comparto contigo esa filosofía de la vida k tanto ayuda en la senda k tenemos trazada .

    Un cariñoso saludo .

    Responder
    • kanimoo

      Hola Milagros muchísimas gracias por tus palabras y por ser de la familia kanimoo, me alegro mucho de tener gente como tu en esta familia. Un abrazo grande lleno de gratitud

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest